|  Login



Blog > Cómo poner bien el 75 % de los signos de puntuación de un texto

Cómo poner bien el 75 % de los signos de puntuación de un texto


Icono de color ffd040
Por César Sánchez Ruiz



Coma



Con frecuencia, en mi trabajo como profesor, me encuentro con textos en los que los signos de puntuación no están bien puestos.

En particular, lo que me encuentro es que se pone coma más veces de las debidas: no solo hay tendencia a ponerla en lugares en los que nada justifica su uso, sino también a ponerla en lugares en los que lo propio sería poner otro signo de puntuación, ya sea el punto, el punto y coma, los dos puntos...

También me encuentro con que se deja de poner coma en lugares en los que sí se debería poner o que se pone desplazada del lugar que le correspondería.

Igualmente, a menudo me encuentro con errores en los párrafos de diálogo: se emplean mal los signos que se han de poner para delimitar los parlamentos de los personajes y los incisos del narrador, que son la raya, el punto, la coma, los dos puntos...; a menudo, sus posiciones aparecen intercambiadas.

Todo ello acaba provocando que el texto no se lea bien y que, incluso, se llegue a malinterpretar alguna frase.

Si quieres que tus textos tengan calidad, no puedes permitirte ninguno de estos errores. En este artículo voy a darte las claves para que puedas poner correctamente la mayoría de los signos de puntuación de un texto.

Para empezar, conviene que sepas lo básico en relación al uso de la coma. A poco que te manejes bien con ella, estarás poniendo correctamente una buena parte de los signos de puntuación de cualquier texto, puesto que es el más frecuente: aproximadamente, son comas la mitad de los que se ponen.

Existe la creencia de que las comas indican las pausas que se hacen durante la lectura, pero es una creencia errónea. En primer lugar, hay comas que no se traducen en pausas, y en segundo lugar, y quizás más importante, hay pausas que no vienen indicadas por comas, sino por otros signos de puntuación; incluso, hay pausas que no vienen indicadas de ninguna manera. Por tanto, limitarse a poner comas en los lugares en los que al leer se hará una pausa acaba provocando tanto que no se pongan donde se deberían como que se pongan donde debería ponerse otro signo de puntuación o, incluso, donde no debería ponerse nada.

Para que veas cómo no todas las comas se traducen en pausas, te pondré el ejemplo más sencillo posible, que es el que corresponde a la coma que obligatoriamente ha de ponerse entre cualquier interjección de saludo, como hola, y el vocativo asociado, esto es, la expresión que se usa para dirigirse a la persona saludada. Esta coma es obligatoria, y lo es por partida doble; según la normativa, se aíslan con comas, siempre, tanto las interjecciones como los vocativos, así que, en este caso, no ponerla supondría cometer dos errores, podríamos decir. Pues bien, esta coma no se traduce en una pausa. Fíjate en que, en el caso general, no decimos...

Hola (PAUSA) profesor.

... sino...

Hola profesor.

... sin hacer pausa entre las dos palabras. Este es, supongo, el motivo principal de que a menudo me encuentre el "Hola profesor" u "Hola César" así, sin la coma, en los mensajes que recibo.

Otro ejemplo: fíjate en que cuando, para enfatizar, duplicamos una palabra, tampoco hacemos pausa entre ellas: no decimos...

No (PAUSA) no (PAUSA) de ninguna manera.

... sino...

No no (PAUSA) de ninguna manera.

... sin detenernos tras el primer no (sí la hacemos, sin embargo, tras el segundo). El motivo de que no hagamos pausa es que no tenemos necesidad de hacerla; no por hacerla o no hacerla la frase se iba a interpretar de manera distinta, como si pasaría, por ejemplo, con la expresión "No lo haré", que con una pausa tendría otro sentido: "No, lo haré".

Las comas, en realidad, no indican pausas, sino cortes en la estructura gramatical del enunciado. Lo que sucede es que la normativa, para simplificar, indica que algunas comas hay que ponerlas siempre, por más que, en realidad, en ocasiones no sea necesario marcar el corte gramatical para que la frase se interprete correctamente.

Esto que acabo de indicar es lo primero que debes aprender: qué comas se ponen siempre, por más que durante la lectura se traduzcan en pausas o no. Precisamente, ya en un artículo anterior había explicado en qué casos hemos de poner coma. Ya te remito a él.

¿NECESITAS AYUDA CON TU PROYECTO LITERARIO?
SERVICIO DE TUTORÍA


¿Quieres escribir una obra de ficción (una novela, un guion de cine o de serie de TV, un texto teatral...) y no sabes por dónde empezar? ¿Te has lanzado a ello y te has atascado? Deja que alguien con experiencia te guíe en tu proyecto.



Así como la coma se usa, sobre todo, para delimitar partes de la oración, los otros signos de puntuación (el punto, el punto y coma, los dos puntos...) se usan ya, sobre todo, para separar oraciones, esto es, fragmentos de texto con estructura sintáctica independiente.

Al final de un enunciado siempre se pone punto, a menos que el enunciado acabe con una pregunta o exclamación, en cuyo caso pondríamos el correspondiente signo de interrogación o exclamación, o a menos que podamos poner puntos suspensivos; estos casos ya no los comento en este artículo.

La cuestión, aquí, es saber cuándo termina un enunciado, porque perfectamente podría ser que, por más que acabe una oración, el enunciado continúe con una oración yuxtapuesta, en cuyo caso el signo a poner no sería el punto, sino el punto y coma o los dos puntos, o, incluso, la coma.

Pues bien, la respuesta es la siguiente: un enunciado termina (y, por tanto, hemos de poner punto) cuando el texto que viene tras él no solo tiene autonomía sintáctica, sino también semántica, esto es, su significado no está relacionado, a no ser de manera débil, con el del enunciado anterior.

Pondré un ejemplo. En el inicio de la novela Cien años de soledad, de Gabriel García Márquez, tenemos estas dos frases:

Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo. Macondo era entonces una aldea de veinte casas de barro y cañabrava construidas a la orilla de un río de aguas diáfanas que se precipitaban por un lecho de piedras pulidas, blancas y enormes como huevos prehistóricos.

Como ves, en la primera frase se nos habla de cómo un personaje recordó algo, mientras que en la segunda se nos habla ya de otra cosa: se nos describe brevemente cómo era un lugar llamado Macondo. En realidad, los dos enunciados sí están relacionados, ya que en el segundo se nos describe el lugar en el que sucedió algo que se nos ha mencionado en el primero, pero esta relación es débil, semánticamente hablando, y de ahí que se hayan separado con punto. Habría sido un error yuxtaponerlos con una coma o con cualquier otro signo.

A poco que, además de las comas, pongas bien los puntos, estarás poniendo bien prácticamente las tres cuartas partes de los signos de puntuación de un texto, ya que el resto de signos de puntuación no se emplean con tanta frecuencia, salvo, quizás, la raya, cuando el texto incluye diálogo, y esto solo en narrativa (novela, relato...).

Por su parte, el punto y coma se usa cuando la oración que sigue, por más que tenga autonomía sintáctica, está estrechamente relacionada, en lo que a su significado se refiere, con la oración que la precede. Así, la separación que indica el punto y coma es mayor que la que indica la coma, ya que separa oraciones, y no simplemente partes de la oración, pero menor que la que indica el punto, ya que las oraciones que separa no están tan alejadas una de la otra en lo que se refiere a su significado. De hecho, el propio nombre del signo ya indica, de alguna manera, que cumple a la vez función de punto y función de coma, o que está a medio camino entre uno y otra.

Aquí tienes un ejemplo de uso del punto y coma:

Aquello le pareció a la vez tan sencillo y prodigioso, que de la noche a la mañana perdió todo interés en las investigaciones de alquimia; sufrió una nueva crisis de mal humor, no volvió a comer en forma regular y se pasaba el día dando vueltas por la casa.

Como puedes comprobar, lo que se comunica en la segunda oración complementa de alguna manera lo que se ha comunicado en la primera, y entre ambas forman un enunciado con significado completo.

Ya en cuanto a los dos puntos, los pondremos cuando, de la manera que sea, hayamos anticipado la oración que sigue, que no será sino una explicación, ejemplificación o concreción de lo mencionado en la oración anterior:

Por último, cansado de esperar, se lamentó ante Melquíades del fracaso de su iniciativa, y el gitano dio entonces una prueba convincente de honradez: le devolvió los doblones a cambio de la lupa, y le dejó además unos mapas portugueses y varios instrumentos de navegación.

Los dos puntos se usan tanto para introducir oraciones como expresiones sin estructura gramátical independiente:

El jefe del pelotón, especialista en ejecuciones sumarias, tenía un nombre que era mucho más que una casualidad: capitán Roque Carnicero.

También los usaremos para introducir una enumeración, por más que lo que venga a continuación tampoco sea ya una oración:

El otro caso habitual de uso de los dos puntos es introducir un parlamento que hayamos anticipado con un verbo de dicción:

Luego sonrió por primera vez en mucho tiempo y dijo en castellano: «Cuando me muera, quemen mercurio durante tres días en mi cuarto.»

En caso de que el parlamento lo pongamos en un párrafo propio, lo introduciremos con una raya (—), que pondremos pegada a la primera palabra del parlamento; previamente habremos cerrado el párrafo anterior con los dos puntos:

... Desconcertado, sabiendo que los niños esperaban una explicación inmediata, José Arcadio Buendía se atrevió a murmurar:

—Es el diamante más grande del mundo.


La raya también se usa para delimitar los incisos de narrador. Se escribe, la de apertura del inciso, pegada a la primera palabra del inciso, y la de cierre del inciso, pegada a la última palabra del inciso; esta, la de cierre, solo se pone si tras el inciso continúa el parlamento del personaje:

—No —corrigió el gitano—. Es hielo.


Como ves, en caso de que tras el inciso continúe el parlamento, y haya que separar ambas partes con un signo de puntuación (en el ejemplo anterior, es el punto y seguido), este se pondrá tras la raya de cierre del inciso.

Ya dejo para otra ocasión hablar con más detalles de la raya, así como del resto de signos de puntuación: los puntos suspensivos, los paréntesis, los signos de interrogación y exclamación, las comillas...

Bueno, pues hasta aquí esta explicación. Si te ha resultado valiosa, y no quieres perderte las próximas que escriba, únete a mi ejército literario, y te enviaré un aviso cada vez que publique una, además de contenidos que solo envío a mi lista.



PONLE EL TURBO A TU ESCRITURA


No te conformes con leer artículos en un blog. Da el salto: subscríbete a mis envíos y te iré equipando con contenidos adicionales que te ayudarán a llevar tus textos a las alturas.





Comparte en Twitter Comparte en Facebook