|  Login



Blog > In medias res

In medias res o cómo empezar a contar una historia por un punto intermedio de la misma


Icono de color ffd040
Por César Sánchez Ruiz



La técnica denominada in medias res (expresión latina que significa “en mitad del asunto") consiste en comenzar una narración por la mitad de la historia en lugar de por su inicio, esto es, mostrando a los personajes ya metidos en el conflicto que vertebra la historia. Usar esta técnica permite un inicio de narración más dramático: el relato comenzará con el protagonista ya metido en problemas, y con ello captaremos el interés del lector desde el primer momento.

Para manejarse con esta técnica es fundamental tener clara la diferencia entre historia y narración. La historia son los hechos narrados: qué sucedió primero, qué sucedió después, y qué sucedió al final. La narración, por su parte, es la comunicación de estos hechos; en ella, no tenemos por qué mostrar todos los hechos que conforman la historia ni hacerlo en el orden en que, en esta, tuvieron lugar. En este artículo tienes más información sobre estos dos conceptos.

Cuando usamos la técnica in medias res, lo que hacemos es, simplemente, empezar a narrar mostrando sucesos posteriores al inicio del conflicto:

In medias res

En la figura, la flecha blanca indica un posible punto de la historia por el que comenzar la narración in medias res: en vez de empezar mostrando la situación en la que se encuentran inicialmente los personajes y cómo arranca el conflicto, empezamos mostrando cómo este ya se está desarrollando.

Tenemos un ejemplo de uso de esta técnica en la Odisea, de Homero, narración que comienza con Ulises ya desaparecido y su palacio invadido por los pretendientes a la mano de su mujer. Otro ejemplo lo tenemos en el Cantar de mio Cid, que comienza con Rodrigo Díaz de Vivar ya camino del destierro.

Generalmente, cuando empezamos una narración in medias res, se hace necesario, más adelante, llevar el relato de los hechos al pasado para explicar quiénes son los personajes y qué sucesos les han llevado a la situación ya mostrada. Esto lo podemos realizar a través de una (o varias) analepsis. Con ello, la narración acaba siendo no lineal.

Así, en la Odisea, ya avanzada la narración, se nos pasa a explicar, en retrospectiva, el inicio de la peripecia de Ulises: la salida de Troya, la llegada a la isla de los lotófagos, luego a la de los cíclopes, etc. En el Cantar de mio Cid, el relato retrocede al pasado para explicar las razones del destierro de Rodrigo Díaz de Vivar.

En general, esta técnica únicamente podremos usarla en los casos en que la lucha que esté librando el protagonista pueda entenderse sin informar de quiénes son los personajes o de qué les ha llevado a verse metidos en la lucha en cuestión, ya sea porque esta información no sea relevante o porque pueda sobreentenderse.


Bueno, pues hasta aquí esta explicación. Si te ha resultado valiosa, y no quieres perderte las próximas que escriba, únete a mi ejército literario, y te enviaré un aviso cada vez que publique una, además de contenidos que solo envío a mi lista.

Lee sobre la técnica alternativa: in extrema res.



PONLE EL TURBO A TU ESCRITURA


No te conformes con leer artículos en un blog. Da el salto: subscríbete a mis envíos y te iré equipando con contenidos adicionales que te ayudarán a llevar tus textos a las alturas.




¿NECESITAS AYUDA CON TU PROYECTO LITERARIO?
SERVICIO DE TUTORÍA


¿Quieres escribir una obra de ficción (una novela, un guion de cine o de serie de TV, un texto teatral...) y no sabes por dónde empezar? ¿Te has lanzado a ello y te has atascado? Deja que alguien con experiencia te guíe en tu proyecto.





Comparte en Twitter Comparte en Facebook